Virgen de Fátima

Web de culto y oración a la Virgen de Fátima

 

LAS APARICIONES DEL ÁNGEL

Primera aparición del Ángel:

En la primavera del año 1916, a los pastorcillos se le aparece el ángel por primera vez en "Loca de Cabeço".Así los describía Lucía: "...una luz mas blanca que la nieve, distinguiéndose la forma de un Joven transparente y más brillante que el cristal traspasado por los rayos del sol ..."

Se les acercó y sólo les dijo: "No temáis. Soy el Angel de la Paz ¡Orad conmigo¡"

Y arrodillados rezaron la Oración del Angel:

"Dios mío, yo creo, adoro, espero y Os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no Os aman."
"Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Os adoro profundamente y Os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores."

Una oración totalmente orientada a pedir por todos los pecadores. Así les ayudó el ángel a preparar la venida de la Virgen y nos enseña la importancia de rezar por toda esa gente que ni cree en Dios, ni lo adoran, ni lo esperan y tampoco lo aman.

El otro mensaje que les dejó el Ángel a los pequeños pastores en la primera aparición fue el siguiente:

"Orad, los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras súplicas."

Este mensaje es también muy importante y tiene que comprometernos mucho más con la devoción a los "Sagrados Corazones". Tal como dice el Ángel los Sagrados Corazones están atentos a la voz de nuestras súplicas.

 

Segunda aparición del Ángel:

En el verano de 1916, junto al pozo de la quinta de Arneiro, el ángel se les vuelve a aparecer a los pastores:

-Rezad, rezad, rezad mucho! Los Corazones de Jesús y María tienen sobre vosotros designios de misericordia ¡Ofreced constantemente oraciones y sacrificios al Altísimo!

El ángel vuelve a incidir en la necesidad de ofrecer oraciones y sacrificios como acto de reparación por los pecados del mundo y para pedir por la conversión de los pecadores. A partir de ese momento los pastorcillos aumentan las horas que dedicaban a la oración y empiezan a ofrecer pequeños sacrificios personales a los Sagrados Corazones.

 

Tercera aparición del Ángel:

Sobre finales de Septiembre (principios de Octubre del 1916), mientras los pastores pasaban desde Pregueira a la cueva llamada Lapa (Loca de Cabeço), tuvo lugar la tercera aparición del Ángel.

Esta vez tenía entre sus manos un Cáliz, sobre el cual estaba suspendida una Hostia de la que caían gotas de sangre y se introducían en el Cáliz. Dejando el Cáliz y la Hostia suspendidas en el aire, el Ángel se postro en tierra y repitió tres veces la siguiente oración:

-"Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores"

Una vez terminada la oración dio la Hostia a Lucía, y el contenido del Cáliz a Jacinta y Francisco al mismo tiempo que decía:

-"Tomad el Cuerpo y bebed la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a Vuestro Dios"

 

Repaso a las tres apariciones del Ángel

Antes de empezar a contar como sucedieron las apariciones de Nuestra Madre la Virgen María a estos pequeños pastores, quiero resaltar las ideas más importantes que nos dejaron las apariciones del Ángel.

1) La función del Ángel era preparar a los pastorcillos para poder recibir posteriormente a la Virgen, con los corazones entregados sin reservas a Dios nuestro Señor y con una devoción sin igual a los Sagrados Corazones de Jesús y María.

2) El Ángel enseña a orar a los pastores. Les enseña la necesidad de pedir por los pecadores y por la conversión de estos. Les enseña a adorar a Dios, a la Santísima trinidad, a la Eucaristía presente en todos los Sagrarios de la Tierra y como la devoción al Santísimo Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María les puede ayudar a conseguir la salvación de muchos pecadores, y más adelante, muchos más milagros.

3) El Ángel les enseña a ser constantes en sus oraciones: "Rezad, rezad, rezad mucho!" les decía el Ángel.

4) El Ángel, antes de que los pequeños pastores presenciara a la Virgen, proviene a estos con el sacramento de la Sagrada Eucaristía.

Al mismo tiempo, que a los pastores, el Ángel también nos enseña a todos los católicos lo que tenemos que hacer para estar más cerca de Dios y de Nuestra Madre la Virgen María. Una entrega total a Dios, una gran devoción a los Sagrados Corazones y a la Santísima Trinidad, la oración diaria y la participación en la Sagrada Eucaristía nos ayudarán con creces a ello.

 


LAS APARICIONES DE LA VIRGEN

Primera aparición de la Virgen

13 de mayo del 1917

Estando Jugando en Cova de Iría los pequeños pastores vieron de repente una luz en el cielo como la de un relámpago. Pensando que venía una tormenta tomaron la decisión de volver a casa con el rebaño de ovejas. Por la mitad del camino vieron otro relámpago de luz y justo delante de ellos se apareció Nuestra Señora vestida de blanco. Más brillante que el Sol, así la describían los pastorcillos.

-No tengáis miedo. No os hago daño. .- les dijo la Virgen.

-He venido para pediros que vengáis aquí seis meses seguidos el día 13 a esta misma hora. Después diré quien soy y lo que quiero. Volveré aquí una séptima vez. .- siguió la Virgen.

Los pastorcillos, lejos de asustarse comenzaron a preguntarle si ellos iban a ir al Cielo, a lo que la Virgen respondió que sí. Y le preguntaron por otros conocidos suyo que ya habían fallecido, para saber si estos también habían ido al Cielo.

-¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que El quiera enviaros como reparación de los pecados con que El es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores? .- Les dijo la Virgen

-Si, queremos. .- Respondieron ellos.

-Tendréis mucho que sufrir, pero la gracia de Dios os fortalecerá.

Justo después de estas palabras, la Virgen abrió sus manos y una luz muy intensa que fluía de sus manos penetró en el pecho de los pastorcillos. Entonces por un impulso cayeron de rodillas al suelo y comenzaron a rezar:

-"Santísima Trinidad, yo te adoro. Dios mío, Dios mío, yo te amo en el Santísimo Sacramento"

-Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz en el mundo y el fin de la guerra. .- Terminó la Virgen.

Y al mismo tiempo comenzó a elevarse y como una luz desapareció a través de los astros. Los pastores decían haber visto abrirse el Cielo.

 

Segunda aparición de la Virgen

13 de junio del 1917

Al igual que en la primera aparición volvieron a ver un rayo de luz y al momento apareció Nuestra Señora, exactamente en el mismo sitio que la anterior vez.

-¿Qué es lo que me quiere? .- Preguntó Lucía.

-Quiero  que vengáis aquí el día 13 del mes que viene, que recéis el Rosario todos los días y que aprendáis a leer.

Los pastores le pidieron esta vez que los llevase al Cielo, a lo que la Virgen respondió:

-Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré en breve, pero tú te quedas aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo  la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrazare prometo la salvación y serán querida sus almas por Dios como flores puestas por mí a adornar su Trono.

La Virgen volvió a abrir las manos como la primera vez, y la misma luz volvió a envolver a los pastorcitos, pero esta vez delante de la palma de la mano derecha de Nuestra Señora estaba un corazón rodeado de espinas que parecían clavarse en él. Entendimos que era el Corazón Inmaculado de María ultrajado por los pecados de la humanidad que necesitaba reparación.

 

Tercera aparición de la Virgen

13 de julio del 1917

Ese día volvieron al lugar de las apariciones tal como les había ordenado la Virgen. Una vez llegado a Cova de Iria, junto a la encina, y esta vez acompañadas de unas 4000 personas que estaban esperando y rezando el Rosario,  los pequeños pastores volvieron a ver el Rayo de Luz y al momento se apareció la Virgen sobre la encina.

-¿Qué es lo que quiere de mí? .- preguntó Lucía.

-Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene, y continuéis rezando el rosario todos los días en honra a Nuestra Señora del Rosario, con el fin de obtener la paz del mundo y el final de la guerra porque sólo Ella puede conseguirlo. .- continuó la Virgen

-Quisiera pedirle nos dijera quien es, y que haga un milagro, para que todos crean que usted se nos aparece. .- replicó Lucía.

-Continuad viniendo aquí todos los meses. En octubre diré quién soy y lo que quiero, y haré un milagro que todos han de ver para que crean. .-y coninuó.- Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces y especialmente cuando hagáis un sacrificio: "¡Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María!"

Como al final de las otras apariciones la Virgen volvió a abrir las manos, la luz reflejada penetró como en la tierra y los pastores pudieron ver lo que parecía el infierno ("vimos un mar de fuego donde estaban sumergidos los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes y negras de forma humana, juntamente con nubes de humo que caían por todos lados, todo ello entre gritos y lamentos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Los demonios se distinguían  por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros tizones en brasa.") donde los pastorcillos se asustaron y volvieron las vista a la Virgen de nuevo.

-Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra terminará, pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI (Pio XI fue papa entre 1932 y 1939 y durante esos años se gesta la Segunda Guerra Mundal) comenzará otra peor. Cuando viereis una noche alumbrada por una luz desconocida sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra del hambre, de la persecución de la Iglesia y del Santo Padre. Para impedir eso vendré a pedir la consagración  de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados. Si atendieren mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz. En Portugal el dogma de la fe se conservará siempre. .- termino la Virgen.

- Cuando recéis el rosario decid después de cada misterio "Oh, Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas" .- al terminar esto se volvió a elevar como las anteriores veces y desapareció en el firmamento.

 

Cuarta aparición de la Virgen

19 Agosto (Valiños)

La cuarta aparición de la Virgen no se realizó el día 13 como los meses anteriores porque el Administrador del Consejo apresó y llevó a Vila Nova de Ourem a los pastorcitos con la intención de obligarles a revelar el secreto. Los apresó en la administración y en el calabozo municipal con otros presos con los que llegaron a rezar el rosario. El Administrador, para amedrentarlos, mandó preparar una caldera de aceite hirviendo y dijo a los pequeños pastores que los metería dentro si no les contaba los que les pedía, pero las pastorcillos tampoco dijeron nada, preferían morir antes que desvelar el secreto que les había dicho la Virgen. Como fué imposible sacarles cosa alguna, el día 15 de agosto los llevaron a Fátima de nuevo.

Y el día 19 de Agosto, pastoreando los tres pequeños en Valinhos se les volvió a aparecer la Virgen.

-¿Qué es lo que quiere usted? .- preguntó Lucía.

-Deseo que sigáis yendo a Cova de Iría en los días 13, que sigáis rezando el rosario todos los días. El último mes haré el milagro para que todos crean.

-¿Qué quiere usted que se haga con el dinero que la gente deja en Cova de Iría? .- replicó Lucía

-Hagan dos andas, una para ti y Jacinta, para llevarlas con dos chicas más vestidas de blanco y otra que la lleve Francisco con tres niños más. El dinero de las andas es para la fiesta de Nuestra Señora el Rosario, y lo que sobre es para ayuda de una capilla que se debe hacer. -dijo la Virgen.

Después los pastorcitos pidieron a la Virgen por alguna gente enferma y por último la Virgen les indicó:

-Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, porque muchas almas van al infierno por no terner quien se sacrifique y rece por ellas.

Una vez dicho esto se elevó como veces anteriores y desapareció a través de los cielos.

 

Quinta aparición de la Virgen

13 de Septiembre de 1917

Ese día fueron los pastorcillos a Cova de Iría tal y como les había mandado la Virgen. Esta vez estaban acompañados por unas 30000 personas que apenas los dejaban avanzar, se les postraban delante para que intercedieran por sus necesidades ante Nuestra Señora. Otros gritaban desde lo lejos al no poder acercarse a ellos. Allí aparecían todas las miserias de la pobre humanidad y algunos gritaban subidos a los árboles y a las tapias con el fin de vernos pasar.

Por fin llegamos a Cova de Iría y al alcanzar la encina comenzamos a decir el rosario con la gente. Un poco más tarde vimos el reflejo de luz y acto seguido, sobre la encina, a Nuestra Señora, que dijo:

-Continuad rezando el rosario para alcanzar el fin de la guerra. En octubre vendrá también Nuestro Señor, Nuestra Señora de los Dolores y del Carmen, San José con el Niño Jesús para bendecir el mundo. Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiero que durmáis con la cuerda puesta; llevadla sólo durante el día. .- y continuó .- En octubre haré el milagro para que todos crean.

Y comenzó a elevarse, desapareciendo como de costumbre.

 

Sexta aparición de la Virgen

13 de Octubre de 1917

Ese día había muchísima gente (unas 70.000 personas), bajo una lluvia torrencial. Los pastorcillos volvieron a pasar por medio de la multitud con mucha dificultad. Por el camino, las escenas del mes pasado, más numerosas y conmovedoras. Ni el barro de los caminos impedía a la gente arrodillarse en actitud humildad y suplicante ante los pequeños pastores.

Llegados ya a Cova de Iría, junto a la encina donde se había aparecido la Virgen en las anteriores apariciones, los pastorcillos comenzaron a rezar el Rosario acompañados por todos los que allí estaban. En seguida la Virgen apareció sobre la encina.

-¿Qué es lo que usted me quiere? .- dijo Lucía.

-Quiero decirte que hagan aquí una capilla en honor mío, que soy la Señora del Rosario, que continúen rezando el Rosario todos los días. La guerra está acabándose y los soldados volverán pronto a sus casas. .- respondió la Virgen

Y tomando aspecto más triste dijo:

-Que no ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido.

Abriendo sus manos las hizo reflejar en el sol, y en cuanto se elevaba continuaba el brillo de su propia luz proyectándose en el sol.

-Miren al sol .- grito Lucía a la multitud inducida por un impulso interior, tal como nos explicaba después la pequeña Lucía.

Se da entonces el milagro del sol prometido tres meses antes, como prueba de la verdad de las apariciones de Fátima. La lluvia cesa y el sol por tres veces gira sobre sí mismo, lanzando a todos los lados fajas de luz de variados colores: amarillo, lila, anaranjado y rojo. Parece a cierta altura desprenderse del firmamento y caer sobre la muchedumbre. Al cabo de diez minutos de prodigio toma su estado normal. Entretanto, los pastorcitos eran favorecidos por otras visiones.

Después de desaparecer Nuestra Señora en la inmensidad del firmamento, los pastorcillos vieron al lado del sol a San José con el Niño y a Nuestra Señora vestida de blanco con un manto azul. San José con el Niño parecían bendecir al mundo, pues hacían con las manos unos gestos en forma de cruz.

Poco después, pasada esta Aparición, vieron a Nuestro Señor y a Nuestra SEÑORA, según los pastorcillos en forma de la Virgen de los Dolores. Nuestro Señor parecía bendecir al mundo de la misma forma que San José.

Se disipó esta Aparición y ahora según nos cuenta Lucía le parecía ver todavía a Nuestra Señora en forma semejante a Nuestra Señora del Carmen.

 


Para la narración de estas apariciones en Fátima hemos tomado como referencia el libro  "El mensaje de Fátima, Habla Lucía"   Ediciones "SOL DE FÁTIMA"  Gran Avenida 35 Orcasitas 28041 Madrid.   68 edición con 19.500.000 ejemplares